La delegación de seguridad ciudadana informa que para poseer un perro potencialmente peligroso es necesario obtener una licencia administrativa que será tramitada por la delegación de salud y otorgada por la autoridad municipal, que será concedida siempre que se reúna los siguientes requisitos:

  • Ser mayor de edad (fotocopia del DNI en vigor)
  • No tener antecedentes penales (certificado de A. P.)
  • Declaración jurada de no haber sido sancionado por la aplicación de la Ley de perros peligrosos.
  • Dsiponer de capacidad física y psicológica (certificado médico para licencia de perros)
  • Haber realizado un curso básico de adiestramiento organizado por un Colegio Oficial de Veterinarios.
  • Haber suscrito un seguro de responsabilidad civil de 175.000 €  en previsión de los daños que pudiera ocasionar su perro potencialmente peligroso.

Una vez obtenida la licencia, está se renovará cada cinco años. Los perros considerados por la Ley como peligrosos, deberán ser inscritos en un registro creado a tal efecto teniendo que cumplir para su registro oficial,  varios requisitos:

  • LLevar instalado un microchip de identificación
  • Certificado veterinario de que el perro está en buen estado de salud (renovable anualmente)

De los requisitos necesarios para obtener la licencia le podrán informar en la delegación de Salud y en la Jefatura de Policía Local.


Si va a incorporar un perro a su familia, hágase antes estas preguntas:

  • ¿Estoy dispuest@ a cuidarlo?
  • ¿Dispongo de espacio suficiente?
  • ¿Molestará a mis vecinos?
  • ¿Qué tiempo tengo para dedicarle?
  • ¿Qué gastos tiene al mes?

Si finalmente el resultado es favorable, intente pasar antes por una protectora  de animales, seguro que encontrará su mascota ideal.

Por último, recordar a todos los propietarios de perros que debemos cuidar el mobiliario y los equipamientos urbanos (farolas, bancos, papeleras, contenedores, marquesinas, jardines, etc) por lo que debemos impedir que nuestras mascotas miccionen o defequen  en los espacios y vías públicas, teniendo especial cuidado en aquellos lugares por los que transiten colectivos sensibles, como niños, ancianos, personas invidentes, con discapacidad física...)  y deberán recoger los excrementos depositados por su animal en la vía pública y jardines, y evitar que miccionen en el mobiliario y equipamientos urbanos. los infractores serán denunciados y sancionados con multas de hasta 60 euros.


Por una ciudad más limpia y saludable, respete las ordenanzas municipales. Gracias.